Cuantas veces en tu vida te has detenido de hacer algo por miedo, por esa vocecita que llevamos en nuestro interior que nos dice que no es posible, que tengas cuidado, que te protejas, que eso tu no lo podrías hacer o simplemente por lo que pensarán los demás de ti si lo haces? Y dejamos pasar esa chispa de inspiración, esa guía divina que el Universo orquestra para guiarnos hacia nuestro propósito, hacia la vida que hemos venido a vivir y disfrutar.

Somos seres de hábitos que desde pequeños fuimos aprendiendo de nuestro alrededor, de nuestros padres, abuelos, tíos, primos, amigos, maestros, de todas las personas con las que formaban y forman parte de nuestra vida. Muchos de estos hábitos son buenos y nos han ayudado en nuestra vida de alguna manera, pero hay algunos otros que junto con las creencias detrás de ellos nos limitan a ser la mejor versión que podemos ser y atrevernos a vivir la vida que queremos.

El miedo está presente en nuestras vidas y consciencias de formas grandes y pequeñas y muchas veces es difícil de identificarlo o de aceptar que está presente en nuestra vida.
La resistencia al cambio es uno de nuestros miedos mas comunes como personas ya que nos da miedo la incertidumbre, el no saber. Nos encanta tener todo bajo control y tener un plan establecido y sentir que estamos “seguros” y en control. Esto es normal, nos pasa a todas en algún momento de nuestra vida, yo era una de estas personas perfeccionistas, con un plan establecido y si algo en mi mundo se salía de ese plan entraba en un estrés impresionante por que entraba en el campo de la incertidumbre.
De esta manera el miedo me mantenía viviendo una vida en la que muchas oportunidades pasaban y pasaban y mi resistencia al cambio me tenía anclada a una vida limitada, en “control”, en mi zona de comfort, haciendo lo que sabía hacer o con lo que me sentía “segura” sin darme cuenta hasta que grado me estaba perdiendo de vivir la vida que deseaba.
Muchas veces también nos pasa que nos dejamos llevar por las opiniones de otras personas y nos hacemos ideas e historias en la mente de cierta cosas o experiencias sin realmente probar y cuando finalmente nos damos la valentía de probar por nosotras mismas nos damos cuenta que la situación o experiencia no era tan mala o difícil de enfrentar como nuestros miedos nos lo estaba dibujando en la mente.
Te comparto algunas formas de traer consciencia para atrevernos mas a experimentar y vivir plenamente en la dirección que deseamos.
1.Cuando sientas esa chispa de inspiración, esas ganas y deseos de hacer algo, primeramente reconócela, no la pases desapercibida. Si por alguna razón no le puedes poner acción en ese momento es bueno tener una lista de todas esas ideas y deseos para estar conscientes de ellas. Estas inspiraciones y deseos se presentan en tu vida para guiarte y conducirte a una vida llena de propósito y plenitud, aunque muchas veces no sepamos o no haga mucho sentido en un inicio como se relacionan estas ideas con nuestro camino.
2.Si estás sintiendo algun tipo de resistencia a atreverte por que dentro de ti suena la alerta al cambio y las dudas como: y que tal si no funciona? y que tal si no puedo? te recomiendo que te preguntes: Que es lo peor que pudiera pasar si te atreves a seguir tu inspiración? Y en el caso de que sucediera lo peor que te estas imaginando, que solución le podrías dar?
Una vez que respondas estas preguntas sentirás mas tranquilidad y empuje para seguir adelante, nos ayuda a calmar a nuestro ego fatalista que llevamos dentro. Recuerda que aún así y si no resultara como lo imaginaste, los aprendizajes de cada experiencia son los que nos hacen crecer como personas y la satisfacción de haberte atrevido a seguir tu corazón iluminará a tu espíritu.
3.Si es la opinión de alguien mas o el que van a decir los demás de ti lo que te detiene a tomar acción pregúntate quienes son esas personas que en tu mente te limitan a intentar cosas nuevas o a tomar acción en la dirección que quieres ir y preguntarte que representan estas personas para ti. Tal vez asocies a esa persona ya sea consciente o inconsciente con la opinión de la sociedad o tal vez represente para ti los “deberías” o las “obligaciones” establecidas por la sociedad, o tal vez represente la voz de la razón. Una vez que ya hayas identificado lo que representa esa persona para ti, te está indicando que tipo de creencia limitante está detrás de tus miedos o en que área de tu vida el miedo se esta apoderando de ti. Por ejemplo, si esa persona que te viene a la mente representa para ti la opinión de la sociedad te esta indicando que sería bueno trabajar en conectar contigo, con tu corazón y tu alma de manera mas frecuente para que poco a poco sea más fuerte que la voz y opinión de la sociedad.
Si por ejemplo esta persona representa los “deberías” o las “obligaciones” te está indicando que seria bueno trabajar en permitirte actuar y vivir desde el corazón. Pregúntate que realmente quieres hacer en tu vida y permitirte dejar ir lo que no deseas en tu vida. De esta manera poco a poco te darás cuenta que nadie “debe” o “está obligado” a hacer nada, todo es una elección en nuestra vida.
Si por ejemplo esa persona representa para ti la voz de la razón, tal vez te esté indicando que es momento de empezar a vivir mas desde el corazón, de escuchar lo que nos dice y lo que desea y poco a poco encontrar el balance entre el corazón y la razón. La vida se vive mas plena y sencilla cuando entramos en ese balance.

Recuerda que no aprendemos ni experimentamos en mente ajena. Cada uno de nosotros vemos la vida de formas diferentes, según nuestras experiencias, creencias y hábitos. Permítete experimentar la vida por ti misma y atreverte mas a vivir siguiendo esas inspiraciones e intuiciones.

Join the discussion 4 Comments

Leave a Reply