Mensaje del Alma de la Semana: Pedir ayuda y recibir Guía Divina

Durante estas últimas semanas me han estado llegando mensajes y revelaciones de los mensajes o aspectos internos que nos detienen en alcanzar nuestro mayor potencial.
Durante estos momentos de reflexión descubrí que en gran parte se debe al miedo que llevamos dentro. Un miedo tan irracional y tan paralizante a la vez que muchas veces es difícil de detectar por que se enmascara de capas y capas de razones que salen para no enfrentarnos a el. Este miedo es el miedo a nuestro propio potencial.
Esto ya lo había escuchado alguna vez y realmente no lo entendía, me preguntaba, como es que pueda temer mi propio potencial? Logré entenderlo cuando me hice la pregunta: Que es lo que te detiene de llevar la vida que deseas llevar? Que es lo que te detiene de concretar tus proyectos? Que es lo que te detiene de compartir con el mundo lo que llevas dentro?
Y bueno al principio van a venir a la mente todas las razones mas obvias que vivimos en nuestra vida diaria, como no tengo el suficiente dinero o tiempo, o ayuda para llevar a cabo mis proyectos o para hacer eso que realmente quiero hacer. O tal vez vengan a ti cosas como necesitaría esto o lo otro y no veo la posibilidad de como conseguirlo.
Pero existe un momento en el que te quedas sin razones (lógicas, ilógicas, verdaderas o ficticias) y te das cuenta que en realidad en el fondo existe un gran miedo a lo que ese gran potencial que llevas dentro puede causar en tu vida cuando decides materializarlo o compartirlo con el mundo.
Es como si por un momento pudieras vislumbrar el gran poder que llevas dentro y el gran potencial de lo que pudieras ser y de lo que podrías crear y ante esa enormidad te paraliza el miedo de no ser capaz de manejar eso, de no ser suficiente, de sentir que traería tantos cambios a tu vida que no sabes si serías capaz de afrontarlo, de sentir que ante esa posibilidad te sientes como una niña asustada incapaz de enfrentar la grandeza de la vida.

Ante esta situación de enfrentamiento con nuestro interior tenemos muchas opciones que podríamos tomar, una de ellas seria continuar viendo la vida, las situaciones, las circunstancias y las oportunidades desde los ojos de la niña asustada que llevamos dentro y decidir que lo que la vida tiene para nosotras es demasiado y que no podemos con ello, que es demasiado difícil cambiar, afrontar y obtener lo que realmente deseamos y es preferible continuar con nuestra vida como está, ya que nos encontramos cómodas en nuestra inconformidad, por que hemos aprendido a mas o menos manejar lo que hay en nuestra vida.

Otra opción que podríamos tomar es la de humildemente pedir ayuda a la Divinidad, y al mismo tiempo tomar nuestra responsabilidad y estar abiertas a la guía y ayuda que se nos proporcione.
Muchas veces cuando hacemos peticiones las hacemos de una manera condicionada, le damos instrucciones a la Divinidad de como deseamos que nos ayude y cuando caemos en esta forma de pedir ayuda no estamos dispuestas a intentar formas o maneras diferentes a las nuestras.
Es casi como decir: deseo y quiero una vida diferente pero sin hacer cambios en mi vida por que no me siento cómoda de hacer cambios o de intentar cosas que no he intentado. Suena ilógico verdad? Sin embargo nuestras peticiones condicionadas es lo que realmente piden.
Cuando decides en tu interior de que es tiempo de enfrentar lo que venga a tu vida y de confiar plenamente en la Guía de la Divinidad (sabiendo que siempre seremos guiadas a algo que ayude a nuestra Alma, aunque a veces esa forma o camino no sea la que esperamos o la que desearíamos) y comprometernos a sacar valentía y tomar las acciones y decisiones necesarias cuando se presenten en nuestro camino, es cuando comenzamos a recibir por medio de la Gracia lo que siempre nos ha pertenecido.
Para lograr hacer esto hay aspectos que se requieren 1) Pedir ayuda 2) Soltar el control 3) Confiar en que seremos guiadas 4) Comprometernos a aceptar la guía y ayuda 5) Actuar cuando se nos presenten las oportunidades.
Una oración o afirmación que podemos decir desde el corazón es: “Divinidad necesito tu ayuda, he intentado muchas cosas para salir de esto a mi manera y no lo he logrado. Te entrego y pongo en tus manos este aspecto de mi vida para que me guíes. Hasta el momento solo he podido ver las formas y maneras que conozco y estoy dispuesta a que me guíes hacia todas las posibilidades que yo no puedo ver. Tengo miedo de enfrentarme a esto, y te pido ayuda en esto también. Estoy dispuesta a tomar mi responsabilidad y a enfrentar lo que venga en mi camino. Estoy abierta y dispuesta a tomar las acciones requeridas y a abrirme a nuevas formas y posibilidades. Te pido ayuda para encontrar la valentía y fortaleza que se que pusiste en mi interior cuando me creaste. En este momento te doy un SI!! Si me comprometo a seguir y tomar la guía que pongas en mi camino y a vivir mi vida al máximo y lograr ser ese gran potencial que llevo dentro! Gracias Divinidad por siempre estar a mi lado.”
El reto de esta semana es darnos la oportunidad de enfrentar los miedos internos que nos paralizan de ser la mejor version de nosotras mismas y de vivir la vida maravillosa que hemos venido a vivir. Date la oportunidad de abrir una conversación intima con la Divinidad y pedirle ayuda y guía para enfrentar esos miedos que te paralizan (Puedes usar la oración que te compartí o puedes crear la tuya propia). Y cuando recibas esa guía que has pedido ten la valentía de tomar acción!
Te deseo una semana llena de valentía, guía y entusiasmo!

Si deseas unirte al grupo de Retos de Luz y Consciencia de Facebook lo puedes hacer en el enlace de abajo.

Join the discussion 3 Comments

Leave a Reply